Couple Selfie

Mis consejos para tener un matrimonio feliz

El período de compromiso no es suficiente para conocer bien a la persona con la que vivirás toda tu vida. Solo la convivencia diaria develará poco a poco los datos desconocidos que durante el romance de noviazgo nunca se podrán obtener y así tener un matrimonio feliz.

El matrimonio es un compromiso serio con responsabilidades muy profundas que pueden comenzar en la cocina al cocinar tres comidas al día, o al pagar la renta mensual. El amor cambia con el tiempo. Todavía puede ser romántico, pero no fantasioso. Es realista.

 

A medida que cambia la vida, también cambia el amor y las personas. De manera rutinaria, las actividades diarias pueden ser peligrosas para una relación, especialmente para las parejas. Por lo tanto, debe ser creativo, renovar los aspectos de lo que los unió a los dos. He descubierto que las parejas tienden a olvidar sus primeras citas. Las mujeres a menudo dejan de cuidarse y los hombres olvidan lo encantadores que eran con sus mujeres. Eso nunca debería suceder. Aunque no existe una fórmula mágica que se adapte perfectamente a todas las parejas.

 

Recomendaciones

Cada matrimonio debe crear estrategias muy particulares que dependen mucho de las circunstancias particulares que vive cada familia. En esta publicación, estoy compartiendo lo que me ha resultado en matrimonio. Tú puedes actualizarlo,  modificarlo o simplemente tomar lo que te funcione mejor.

  1. Acércate a Dios. Porque el matrimonio representa el máximo amor entre dos personas, debe vivirse con un gran sentido de humildad, alegría, delicadeza, fidelidad, paciencia, entusiasmo, lealtad, confianza ... Estar cerca de Dios ha sido fundamental para nutrir el amor en mi matrimonio.

  2. Él / Ella es siempre el primero. Dale en todo momento el lugar adecuado a cada uno. La pareja es primero y luego los demás.

  3. Respeto y comunicación. Estos dos son cruciales, de lo contrario, la pareja será individuos separados que pensarán en cosas diferentes e irán en direcciones diferentes. Ser honestos el uno con el otro es vital. Entiende que todo el mundo necesita espacio para estar solo y dalo. La gente tiene hobbies, comida preferida, colores favoritos, ... Respeta las diferencias entre tú y él / ella. No esperes que a tu pareja le gusten exactamente las mismas cosas que a ti, ¡eso es imposible y aburrido!

  4. Detalles en pilas. No grandes gastos de dinero, un simple "te amo"; un delicado gesto de cariño; algunas palabras halagadoras; un beso inesperado; una taza de café por la mañana, ... Recuerda los aniversarios, u ocasiones especiales. Un mensaje de texto o una llamada a media mañana solo para saludar, ¿cómo va tu día? ..., dibujarás una sonrisa en el rostro de tu pareja. El resultado: el hogar será un lugar tranquilo, lleno de armonía y felicidad. Será un "hogar luminoso y alegre".

  5. Darse por vencido. Aunque es común creer que siempre tienes la razón, en el matrimonio es elemental dar el brazo para torcer, porque no siempre tienes la razón. Rendirse en nombre del amor y la armonía es heroico.

  6. Esté bien presentado. Cuida tu apariencia. Encuentra tiempo para ir al salón de belleza, a la barbería, al spa para mantener el aspecto radiante de los primeros días. Vístete para impresionarlo-a.

  7. Pasa algún tiempo a solas. Sal a cenar, al cine, a compartir una taza de café, helado o unas copas. Tómate un momento para hablar. Estos momentos fomentan la relación matrimonial y son propicios para conocerse más.

Los suegros

Con el matrimonio, vienen los suegros. El matrimonio es un paquete completo como ves.  

Para muchas parejas, aprender sobre los suegros es una historia. Se convirtieron en parte de ti cuando te convertiste en parte de tu pareja. La comunicación, la generosidad y la tolerancia de ambos mantendrán buenas relaciones entre ambas familias, pero lo más importante entre la pareja.  

 

En todo matrimonio, hay situaciones en el camino. Lo interesante es afrontarlas. Sé inteligente, terco, firme, paciente y muy creativo. Superarás todos los contratiempos y dificultades que surgen durante tu viaje. Comparte alegrías y tristezas, celebra los triunfos y aprende de las derrotas. Siempre dos como uno.