Family

La maternidad y sus matices de amor y protección

La maternidad es una vivencia. El sentimiento maternal se desarrolla a partir del nacimiento de un hijo, pero durante el embarazo se va despertando ese instinto maternal. Muchas mujeres tienen el anhelo de tener un hijo, cuidarlo y educarlo y va más allá de la mujer como ser humano, porque la mayoría de mamíferos también lo manifiestan.

Yo recuerdo cuando niña iba a todas partes con mi bebé querido. Le tenía una maleta con ropa, pañales y teteros. ¡La muñeca lloraba y yo sufría! Inmediatamente, buscaba el tetero y el cupón para calmarle su lloro!... Era mi tesoro.


Pero, cada mujer siente la maternidad desde una perspectiva muy íntima y personal. Va cargada de emociones personales que no son iguales, sino que presentan todo tipo de matices relacionados con el amor y la protección.


Algunas mujeres le temen a la maternidad, ¡no las juzgo! No estamos hablando de cuidar un objeto, se trata de dar vida a otro ser, uno que durante toda su existencia dependerá de los cuidados y atenciones de sus padres, porque la paternidad nunca termina. A pesar de los temores, muy naturales, ser mamá capacita y fortalece a la mujer para enfrentar la vida en sus más diversas facetas, te ayuda a crecer como persona y a complementar tu entorno. Adicionalmente, ser mamá brinda maravillosos beneficios emocionales y físicos. Hoy quiero compartir algunas ventajas de ser mamá.


Las mamás adquirimos destrezas muy particulares para la solución de problemas. Los obstáculos no son problemas y al contrario desarrollan habilidades que las empujan, animan y que al mismo tiempo sirven para impulsar a quienes te rodean.


Nos convierte en mujeres multitasking. Aunque sobre este punto muchos psicólogos advierten sobre los efectos negativos de hacer varias cosas al mismo tiempo, ser mamá no te da otra opción, sino la de: lavar la ropa, cocinar el almuerzo, limpiar la casa, preparar el tetero, ayudar a tu hijo mayor con sus tareas de la escuela y atender a tu esposo con una taza de café antes de salir para el trabajo... ES decir, tienes que ser múltiples actividades al unísono porque eres mamá, eres esposa y eres mujer. Más adelante te servirán en el trabajo, en la vida social, en tu vida cotidiana. La maternidad aflora cualidades desconocidas.


Los hijos son una gran fuente de inspiración. Las dificultades, las circunstancias siempre vendrán, pero por tus hijos te sientes superhéroe. Se busca la superación personal y profesional porque deseamos ser el ejemplo para los hijos. Incluso, si es posible, que ellos sean mejor que nosotros. Por eso les digo que la maternidad te inspira a ser mejor persona, seres humanos, más pacientes, cariñosos, responsables y amables. La maternidad te enseña a amar.


Con la maternidad se aprende a valorar cosas  y situaciones que antes pasaban desapercibidas. Se aprecia la labor que hicieron nuestros padres; el tiempo es oro porque cada segundo cuenta; los pequeños detalles son importantísimos; los gestos de cariño, aunque sean pequeños, no tienen precio; el valor de un te quiero, de un te amo, y la grandeza de un abrazo cuando más se necesita. El amor por los padres crece enormemente.


Por otro lado, la posibilidad de hacer actividades lúdicas y recreativas junto a tu hijo fortalece y alimenta la autoconfianza, la autonomía y los nexos de unión entre ambos. Si se agrega al padre en actividades deportivas, se liberan del estrés, mientras que en los niños se estimula su desarrollo físico. Con la maternidad regresas a la infancia.


Los niños dan un toque alegre al hogar. Incluso cuando ya son adolescentes, su música, sus ocurrencias, sus comentarios, sus experiencias, llenan tu vida de alegría. Con cualquier cosa nos dibujan una sonrisa. 


Además, la revista digital Ser padres, menciona los siguientes beneficios para la salud:

 

  • Con la maternidad se fomenta el desarrollo de ciertas áreas del cerebro. Los estudios han descubierto que los cambios hormonales modifican el cerebro para cuidar a tu hijo.

  • Un estudio reciente reveló que las parejas con hijos tienen la presión arterial más baja que las que no los tienen.  Los expertos creen que los hijos le dan significado a la vida, lo cual podría estar relacionado con mejor salud. Así mismo, dar a luz puede reducir tu riesgo de cáncer de mama y el tener menos períodos también te puede proteger del cáncer de ovario.


El vínculo más hermoso que jamás se puede desarrollar entre los seres humanos es el de la maternidad. ¡No se comprende hasta que se vive!