WhatsApp Image 2022-04-29 at 10.26.29 AM.jpeg

¡Hogar, dulce hogar!

La organización del hogar alivia las frustraciones, nos libera del estrés, calma nuestra vergüenza cuando llegan visitas inesperadas. Garantiza un estado de bienestar y armonía. Un hogar organizado estabiliza la vida de las personas que viven en él y si hay pequeños, crecen con buenos hábitos. Fomenta la creatividad, mejora el estado de ánimo, favorece el descanso, refuerza la concentración...

Hace poco leí que Hogar Dulce Hogar es una frase de un poeta que culmina... porque ahí puede descansar el corazón... Me identifico mucho con esta expresión, porque al acercarse el final de mi jornada laboral, solo puedo pensar que tengo que manejar 40 minutos, pero cuando regreso a casa, mi esposo y mis gatos me están esperando, y mi cama también está arreglada esperando que descanse… Por el contrario, cuando por razones de tiempo, no puedo hacer mi cama… y cuando llega ese bendito momento de volver, recuerdo, ay no, mi cama está deshecha y esa paz que suele darme saber que mi cama está arreglada, cambia de inmediato...


Con las distancias y el poco tiempo que tengo para disfrutar de mi familia y mi hogar, he aprendido a valorar la organización de mi vida, mi cartera, mi casa y mi escritorio. Mis hijos y mi esposo disfrutan de un mundo con mis sistemas de organización. Tengo un sistema que aplico en todas las áreas de mi vida. Edite, categorice y contenga...


La edición es la parte más difícil del proceso de organización. Es el momento en el que decido que se va y que se queda. Si estoy organizando la cocina, comienzo con la comida. Compruebo la fecha de caducidad, y el estado general del producto. Esto me ayuda a definir si tirar, quedarme o donar. Luego categorizo. La comida enlatada va en un lugar, los condimentos en otro, y muchos alimentos los saco de sus cajas y bolsas y los guardo en un recipiente transparente con una etiqueta… Esto me ayuda a ahorrar tiempo y espacio. Este sistema me funciona muy bien. Por ejemplo, si mis hijos vienen a visitarme y quieren algo, lo encuentran fácilmente.

Hago lo mismo con mi billetera. Edito semanalmente. Todo está separado y contenido en bolsitas dentro de mi bolso. Uso todos los bolsillos que tengo porque nuestras bolsas suelen contener un mundo de cosas. Eso no significa que no se puedan organizar. Es muy inconveniente necesitar la tarjeta de crédito y no encontrarla porque en vez de meterla en la cartera, la tiré en medio del peine, el libro, la cartera, los lentes de sol, un pañuelo, la cuchara del bebé, un botellón de agua y la taza de café… ¿Qué me toca?, sacar todo para llegar a la tarjeta de crédito. Confía en mí, he visto esto...


En cuanto a mi casa, trato de editar con frecuencia. Todo tiene su lugar en categorías, y todo está contenido en armarios y cajas o cestas. Estoy un poco melancólica con las cosas que dejó mi papá y con los regalos que me dan mis hijos. Trato de honrar a mi papá exhibiendo sus cosas más preciadas en perfecto orden y limpieza. No solo eso, sino que no puedo encontrar una mejor manera. El resto lo utilizo todo. En cuanto a los regalos de mis hijos… Bueno, yo los uso y cuando están muy feos, tiro el envoltorio. Ja, ja, ja… Te confieso que es una zona de​​ mi vida en la que estoy trabajando…


Basándome en mi experiencia personal, puedo decirte que una buena organización alivia las frustraciones, nos libera del estrés y calma nuestra vergüenza cuando llegan visitas inesperadas. Garantiza un estado de bienestar y armonía. Un hogar organizado estabiliza la vida de las personas que viven en él y si hay pequeños, crecen con buenos hábitos. Fomenta la creatividad, mejora el estado de ánimo, favorece el descanso, refuerza la concentración...


Nadie dijo que esto es fácil. Menos si hay niños pequeños. Recuerdo que cuando mis hijos eran pequeños quería que jugaran y organizaran todo en los estantes tal y como estaba. Eso es simplemente imposible. Después de mucho estrés y regaños. Decidí que lo más fácil para todos era contener en lugar de exhibir. Compré un baúl de madera y puse todos los juguetes allí. Algunos quedaron fuera. Los niños jugaron, desordenaron y luego tiraron todo el baúl. Nunca fue fácil, pero con el tiempo empezaron a hacerlo...


En definitiva, puede ser más fácil si planificamos las tareas del hogar asignando tareas. Ya he mencionado esto antes. Todos vivimos en casa, y todos disfrutamos de ella, por lo tanto, todos debemos colaborar, cada uno con sus capacidades, habilidades, edad y tiempo y siguiendo poco a poco los hábitos.


Podemos empezar limpiando por zonas: los dormitorios, la cocina, los baños, el salón... Luego podemos profundizar en cada zona, editando, categorizando y conteniendo... Una vez logramos la organización, tenemos que mantener ese orden con rutinas diarias:

  • Guarda las cosas cuando llegues a casa (abrigo, bolso, zapatos, ropa, etc.)

  • Tener un lugar para cada cosa.

  • Haz la cama cuando te levantes.

  • Tenga una canasta para la ropa sucia en cada habitación.

  • Cuelga la ropa o ponla en la cesta inmediatamente cuando dejes de usarla.

  • Asignar días de lavado.

  • Limpiar la mesa y lavar los platos inmediatamente después de comer.

  • Planifique la limpieza de acuerdo con el estilo de vida de la familia. Aprovecha cuando hay menos gente, por ejemplo.

  • Ordene durante 20 minutos todos los días.

  • Sacar la basura el día correspondiente.


Ten siempre presente que lo que hace un hogar son las personas que lo habitan y no las cosas. Si la organización puede hacer del hogar un sitio donde la familia se sienta más cómoda, feliz, sin duda que es una tarea que vale la pena.


Por lo tanto, la organización del hogar es importante... no solo para tener habitaciones limpias y ordenadas, sino también para obtener sonrisas y satisfacción interior. Hace un "hogar dulce hogar" donde el corazón realmente puede descansar. ¡Al final, será un hogar brillante y alegre!