Couple Meditating

¡Hay un secreto entre tú y yo!

Una pareja con mala comunicación y guardando secretos, se vuelve más vulnerable, insegura y desconfiada de todo. De hecho, la crisis en una relación puede comenzar por falta de comunicación.

En los Estados Unidos, la falta de comunicación es la causa más común de divorcio y el problema más abordado por los consejeros matrimoniales.

Las relaciones son complicadas. La relación cambia y crece. La pareja aprende. Una de las cosas que he aprendido es que una relación se construye a través de la sinceridad, la comunicación, el compromiso, la confianza y la seguridad, y que hay detalles que poco a poco la pueden destruir.


La verdadera intimidad en una relación o matrimonio depende de una buena comunicación entre los dos. Cuando la pareja no se comunica, se alejan cada vez más el uno del otro. De hecho, la crisis en una relación puede tener su origen en una falta de comunicación. En los Estados Unidos, la falta de comunicación es la causa más común de divorcio y el problema más abordado por los consejeros matrimoniales.


Cuando una relación es sincera y comunicativa, se construye sobre cemento, es sólida. Los momentos difíciles vendrán, pero se quedarán porque ambos habéis desarrollado la capacidad de resolver conflictos en equipo.


Sin embargo, cuando hay un secreto entre tú y yo, pisas barro e inestabilidad. Eventualmente, la falta de comunicación y la deshonestidad afectarán todas las áreas de la relación y la vida de cada uno, lo que incluye un impacto negativo en la intimidad. Porque lo que se oculta, en este caso el secreto, genera una fuerte presión emocional en quien lo guarda. Y una gran desconfianza de quienes lo sospechan.


Con una mala comunicación y además guardando secretos, la pareja se vuelve más vulnerable, insegura y desconfiada de todo. Así empiezan las preguntas incómodas, las llamadas intrigantes, la revisión del celular, las llaves de seguridad en todo, la persecución, la revisión de las cuentas, de los bolsillos, de las carteras, etc... Si no quieres que eso pase suceda, no te rindas… Sé transparente en todo, sobre tu pasado y tu presente… Podemos pensar que un secreto no hace daño, pero es una forma de engaño.


Los secretos no nos hacen más fuertes, al contrario, debilitan nuestras relaciones y son tan peligrosos como las mentiras. Tarde o temprano saldrán a la luz. Supongamos que los secretos son como una bomba de relojería que estallará en cualquier momento.


Hay que comunicar, pero hay que saber escuchar y comprender. La pareja nunca se conocerá bien si no se escuchan y se entienden, si no se quieren lo suficiente como para tomarse el tiempo de escucharse y entenderse. Incluso corren el riesgo de que otra persona robe los sentimientos de su pareja si se toman el tiempo de escuchar y comprender.


La comunicación exige respeto mutuo que proteja la autoestima y el valor de nuestra pareja, exige verdad y confianza... Las relaciones fracasan cuando la confianza se “erosiona”, la confianza fracasa si no se basa en la verdad y la verdad debe ser dicha con amor. 


Cómo eliminar el secreto entre tú y yo y mejorar la comunicación


Al que confiesa


• Di lo que guardas, crees o sientes con claridad pero siempre con respeto.
• No asumas que tu pareja sabe lo que está pasando, lo que sientes o guardas.
• Responsabilícese de cada palabra que diga. No tengas miedo de disculparte.
• Hacer de la paz una prioridad.


Al que escucha


• Haga preguntas en lugar de acusaciones. Seleccione sus palabras.
• Evite generalizaciones como siempre o nunca. Por ejemplo: Siempre llegas tarde, o nunca haces la cama. Será más asertivo decir: He notado que has llegado tarde, o Últimamente no has hecho la cama.
• No frunzas el ceño ni pongas los ojos en blanco.
• No bromee, anime. No te enfades, busca soluciones.
• No te cierres a perdonar.
• Hacer de la paz una prioridad.


Ambos deben hablar asertivamente y usar palabras como pienso, siento, hagamos, quiero, que piensas, que piensas, como podemos solucionar esto, me gustaría... Estas palabras crean un ambiente más agradable y cálido. clima.
Recuerda que mantener una comunicación asertiva con tu pareja no garantiza la ausencia de discusiones y problemas, pero sí facilita el entendimiento mutuo y el respeto que se irá forjando y fortaleciendo poco a poco.